POLICiAS DE LA NET

|


Hola a todos. Tiempo sin verlos. Estoy reorganizando mis ideas y mis emociones, haciendo lugar en el patio de mis sentimientos para poner la pelopincho de la alegría y pasar un fresco verano. Y cuando eso sucede uno anda calladito por los rincones fumando telas de araña y oliendo a licor barato. Pero las cosas retoman su curso natural y lo que tenga que ser. Será.

Leyendo el infatigable Microsiervos descubro con alegría (con mucha alegría) que las redes P2P le ganan una nueva batalla a las compañías discográficas que pretenden defender los derechos de los autores cuando en realidad lo único que están defendiendo es la explotación artística de los músicos que cada vez tienen menos ganas de ser explotados (vease el archi blogueado caso de In Rainbows, el último disco de Radiohead que se salta todas las cadenas de la industria discográfica y se juega a una venta digital de enlaces para descargas, con costos determinados por los usuarios y que encima ya ha generado ingresos imposibles de lograr si hubieran optado por la distribución ortodoxa) les decía entonces, defendiendo la explotación artística en beneficio del crecimiento de sus ya abultados bolsillos de empresarios.
Es muy intersante leer parte del alegato presentado por los defensores legales de sharemula.com, que realizan una analogía de los sitios que comparten enlaces con los diarios impresos. No hay delito en el hecho de compartir enlaces por la simple razón que las web o redes P2P que comparten enlaces no alojan el material que posee derechos sino que muestran una ruta que posibilita el acceso al material protegido. O sea. En Subsidio no hay material bajo derechos, hay enlaces para otros servidores que lo alojan. La comparación con los medios impresos es simple y hasta obscenamente obvia, un diario que muestra la programación de una grilla de canales, con sus días, horarios y demás datos para poder acceder al material, está mostrando un enlace y no está cometiendo un delito. Sin embargo está prestando el mismo servicio que una red P2P. O acaso la gente no se graba las series y películas y programas en los soportes que sea? La justicia a dictado su fallo y ha sobreseído a un sitio de enlaces con una sentencia que sin duda, marcará precedentes en la batalla de las necias compañías discográfias contra los usuarios.

Citando a David Bravo y Javier de la Cueva, defensores de sharemula.com.

A pesar de la persecución policial, las resoluciones judiciales están decretando que ni las descargas ni las webs de enlaces constituyen delito alguno. Estas resoluciones judiciales son apoyadas por el Ministerio Fiscal quien en el caso de sharemula.com también solicitó el archivo de las actuaciones. Las descargas de las redes de pares no son delito al no existir ánimo de lucro; las webs tampoco son delito porque sólo contienen enlaces y no albergan la obra; dicen dónde está pero no son poseedoras de la misma. Esta no es nuestra opinión, sino de las resoluciones judiciales y de la Fiscalía General del Estado.

La diferencia entre un enlace y su contenido puede ser explicada de la siguiente manera: un periódico contiene la programación de televisión, esto es, un enlace que permite que el ciudadano pueda descargarse una película de la televisión a través del aparato denominado “vídeo”. El enlace es la programación que hay en el periódico, el contenido lo emite la cadena de televisión. En el caso de las webs de enlaces ocurre idéntica circunstancia: la web tiene el enlace y el ciudadano, si dispone de un programa de descarga configurado para identificar los enlaces, puede poner su ordenador en contacto con los de otros ciudadanos a fin de descargar el archivo. Ni una sola de las 625 líneas del programa de televisión pasa por el periódico, ni un solo bit de la obra pasa por la web de enlaces.

Una web de enlaces sólo contiene metadatos (datos sobre datos) pero nunca una obra protegida, por lo que no se podrá llevar a cabo una comunicación de la misma. Dado que no se produce la comunicación pública, es indiferente o no que la web tenga ánimo de lucro, puesto que la ley exige la concurrencia de ambas circunstancias así que, decayendo una de ellas, no cabe la existencia de un delito.


Subsidio, libre de culpa.


Fuente: microsiervos.com

1 Humanos Comentarizaron:

R-k4rD dijo...

muy de acuerdo con tu entrada... aunque las compañias discograficas digan que es para proteger a sus artistas lo unico que les interesa son sus ventas, las disqueras se quedan con gran parte de las ganancias de los discos

abra que adaptarse a los nuevos tiempos y actuar de manera independiente