SIN EGO

|


Hoy quizá el frío y la fina caída de copos de nieve (niguno igual a su anterior ni a su precedente), nos volvió un poco melancólicos e introvertidos. Como Eternautas en una web que a veces atrapa y otras asfixia, seguimos consumiendo bits y alejándonos de los atómos.

Muchos fotográfos inmortalizaron su nombre, utilizando como puente criogénico para sobrevivir a los siglos, una fotografía. El disparo de un botón en el momento exacto, el interior cavernoso de un lente que se contrae y atrapa la luz, la disgrega y la convierte en imagen.

El dificil acceso del hombre común a los intrumentos tecnológicos, hacía que las profesiones fueran opciones a las que se accedía luego de largas horas deliberando el futuro de nuestra vidas. Arquitecto, abogado, actor, fotógrafo, cualquiera de ellas tenía sus beneficios y sus limitaciones. La información era generada por un solo núcleo y por supuesto, no era horizontal sino vertical.

La democratización de la tecnología y por ende, el acceso libre de la humanidad a las fuentes de la información y la fantástica posibilidad de ser nosotros mismos los que creemos esa información, ha dado un giro a la realidad, convirtiendo al siglo XXI en una bisagra, social, cultural y política a nivel mundial.

La globalización se siente tambien en las terminaciones intangibles de la web.

Hoy los nombres de los fotográfos no son de fácil recordación, por la simple razón que todos podemos jugar a ser fotógrafos por el tiempo que nuestra diversión o curiosidad o tiempo o simples ganas de hacer algo, aguanten.

La web es entonces el albúm interactivo con llegada al universo, en el cual estos fotógrafos espontáneos muestran sus producciones. En ocasiones, estas placas de tiempo detenido, se multiplican en cada sitio de cada rincón de esta red y entonces el efecto viral se consigue y todos podemos saber lo mismo, prácticamente al mismo tiempo.

Por eso, los autores pierden relevancia con el avance de esta nueva e infinita forma de comunicarnos y difundir, y se fortalece el significado primario y esencial de cualquier expresión, la obra en si misma y no su autor.

Imaginemos grandes bibliotecas con fabulosos nombres y en sus lomos sólo sus títulos y una total ausencia de autores.

Así, con cada cosa.

Así, un mundo repleto de arte y ausente de ego.

La fotografía que ilustra este post, lleva más de 10.000 votos en Digg, y nos muestra la despedida de dos hermanos norteamericanos, uno de ellos a punto de partir hacia la guerra de Irak.

La secuencia concluye con el reencuentro de estos dos hermanos, uno de ellos, dentro de un ataúd.

El montaje que la realidad nos presenta a cada minuto puede ser más tremendo y crudo que cualquier película de Dario Argento.

2 Humanos Comentarizaron:

el chapulín dijo...

Así, un mundo repleto de arte y ausente de ego... guáguáguau!

alta abstracción hay que insuflarle al cerebro para imaginar tal cosa! estamos chapados (y atrapados) a la moderna y no podemos con este tipo de planteos. Menos si hay que soslayar al ego, a la identidad papá.

me lo quedo pensando, clavo un movimiento de mouse y disparo un ctrl+v para guardarlo ahí en una terminal .txt, esto por si falla la memoria del jargüar humano viste!

Tremendo blog gabóxido! Realmente lo piropeo y mirá que odio la lisonja!

Hay tanta información... hay tanto gabo acá adentro y hay tantos muñecos por ahí del calibre dando vueltas... que me comparece en la caverna del pensamiento esto de la sobresaturación de la información, de una democratización tan bruta (de brutal), del amor asintótico de esta filosofía por la horizontalidad, que me veo abrumado por tantas buenas ideas y de todos órdenes que no sé que va a ser de mí, me voy a desintregar desde la mano que cabalga al mouse hasta las uñas de los pié... El tal Rafael Cippolini habla mucho de esto. De la sobresaturación de info, digo. Su visión es definitivamente positiva. Vaya por él, que yo acaso no sabría explicarle un comino. Y lo vamo' charlando.

Gabo, lostamofiendo!



perá, me quedó colgado... las obras de arte como puentes criogénicos que han inmortalizado a sus autores, es increíble.

(voy por darío argento! voy?)

GABO CARUANA dijo...

Estimado superhéroe latinoamericano: pues sin lugar a dudas deberías ir por Dario Argentino, pero es mi deber informarte que te encontrarás con una sinfonía de asesinatos y tripas coloridas ubicadas en el exterior de cuerpos humanos y no en el interior como toda gente educada lleva. Digamos que este hombre de apellido metálico y brillante, creo las mejores sinfonías entre asesinos, sus brutales obras de arte llamadas asesinatos y por supuesto, los menos beneficiados en este concierto, sus víctimas. Vaya por Dario Argento, le recomiendo "Rojo Profundo" y si pudo con eso no dude en poner al horno "Suspiria" dos maravillosas obras de terror giallo. Y si se queda con ganas de más siga con sus maestros, el increíble Mario Baba y si quiere más siga con sus discípulos, como el fantabuloso John Carpenter.
Con respecto a la horizontalidad de la info y la democratización de la idem, es así la cosa, con esto del invento de las portátiles, informarse en la cama, o sea, horizontal, es cada vez más sencillo. A Don Cippo lo estoy probando con un vermucito y muy tranquilo a la sobra de la parra y es con a y no con o porque sino sería más complejo de entender. Se agradecen las lisonjas y yo le devuelvo con unas lonjas de jamón serrano que da sed pero sabe bien. Como los antiguos griegos que eran sabios por que sabian.

Saludos Chapu. Que la fuerza lo acompañe.