UN DETALLE

|


alguien decía que llega así. sin invitación previa. sin aviso ni carta ni telegrama. quién enviará telegramas en esta época? suena coiffeur por los parlantes que cuelgan de la pared y hago el esfuerzo por cerrarle el paso. pongo barricadas de naderías para evitar su inminente llegada. pero no hay forma. no es suficiente. ella evita cualquier obstáculo. tiene cintura para hacerlo. se acomoda en el mejor sitio y comienza a dar su eterna cantinela. blaca. blaca. blaca. y uno no puede hacer otra cosa que escuchar y asentir con la cabeza cada vez más pesada y los ojos cada vez más rojos por el esfuerzo de mantenerlos abiertos frente a esta estúpida tormenta de arena. no-me-tires-arena-en-los-ojos-aunque-vengas-del-desierto. y la tarde se sube al taxi y arranca con destino falso pues siempre se sabe donde encontrarla. al principio de la noche. detrás de la mañana. lo extraño no es la llegada de la melancolía. quizá lo curioso sea la sutil maraña de acontecimientos que se contruyen para que haga su triunfal aparición.

2 Humanos Comentarizaron:

Luc dijo...

Bien ese suspenso. Hasta llegar al final barajé varias posibilidades, la de la melancolía no.

Muy bueno.

GABO CARUANA dijo...

Luc: últimamente la muy maldita insiste en dormir en mi cama, comer sentada a mi mesa. y lo que es peor, pretende el 50% de mi biblioteca. Si intenta tocar el control remoto no me dejará otra alternativa que el homicidio.